LIFESTYLE

En marzo de 2007 abrí mi blog casi por casualidad y, a lo largo de estos años, esa pequeña ventana virtual ahora ampliada a mis perfiles en redes sociales (@macarenagea) ha ido evolucionando conmigo. Sigo compartiendo trabajos, consejos, cosas que me inspiran y también algunas pinceladas más personales. 

Tengo la suerte de contar con una comunidad que, a la hora de la verdad, es mucho más real que virtual y, en un tiempo en el que la palabra “influencer” ha adquirido no pocas connotaciones negativas, yo prefiero quedarme con la esencia de esta comunicación de ida y vuelta que me ha permitido conocer a personas increíbles, vivir experiencias inolvidables y trabajar con marcas que nunca hubiera imaginado. Pero, sobre todo y desde el primer día, sigo poniendo siempre por delante la honestidad y el respeto por el lector. Sin eso, nada sería real, nada tendría sentido.